miércoles, 16 de noviembre de 2011

LAS TAPADAS

El uso de mantos envolventes que cubrían todo el cuerpo dio lugar a las “tapadas”: mujeres que no dejaban ver su rostro. Esta práctica de finales del siglo XVI perduró hasta finales del XVII.


Siglo XVII. Anónimo, la carrera de San Jerónimo desde el Prado, colección Marquesa de Santa Cruz, Madrid (paseo del prado de Madrid) (detalle)


Pero lo de ocultar el rostro vino de mucho antes, de cuando la mujer usaba las tocas durante los viajes para protegerse del polvo del camino, las inclemencias del tiempo o del sol (recordemos que hasta hace bien poco la piel blanca era signo de belleza y distinción).

Hacia 1280-85. Cantigas de Santa María de Alfonso X El Sabio, Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid (detalle)

En el siglo XV se empezó a utilizar la toca de rebozo dentro del ámbito doméstico que, como otro tipo de tocas, cubría la cabeza y el cuello, pero ésta, a su vez, le permitía taparse la boca y la nariz cuando salía a la calle con simplemente subirse la tela por delante.


Toca de rebozo: H. 1490. Nacimiento de la Virgen, Pedro Berruguete, Museo de la Abadía de Monserrat, Barcelona (detalle)

A mediados del siglo XVI se llevó una careta, máscara o un antifaz para ocultar la identidad cuando se viajaba (también los hombres).

Antifaz: usado por el hombre y la mujer para viajar. 1601. Viaje  de la emperatriz María desde Praga, Hans van den Beken,  Convento de las Descalzas Reales, Madrid (detalle) (©El traje y los tiempos sociales en el Quijote) 


Paño de rostro o rostro. 1581. Omnium Poene Gentium Habitus by Abraham de Bruyn, Biblioteca Británica, Londres (detalle) (©El traje y los tiempos sociales en el Quijote) 

Volante: tejido fino. 1581. Jean-Jacques Boissard, Habitus Variarum Orbis Gentium, Malinas (detalle de una mujer napolitana) (detalle)


Y por esas mismas fechas y como acto de rebeldía, para ir en contra de las buenas costumbres, algunas damas utilizaron el manto o el mantillo para caminar libremente por las calles sin ser reconocidas, imitando a las tapadas de medio ojo (mujeres con fama de busconas que se cubrían con el manto de pies a cabeza dejando solo visible el ojo izquierdo).   

1590. De gli habiti antichi, et moderni di diuerse parti del mondo libri dve, fatti da Cesare Vecellio, & con discorsi da lui dichiarati. Con privilegio... (Venetia: Presso Damian Zenaro), Cesare Vecellio


Su uso fue prohibido en 1590, en 1600, en 1633 y 1770, especialmente por los equívocos, pues las prostitutas solían pasear ocultas en su manto, y se dice que más de un padre o un hermano hizo requiebros (deshonestos) a una hija o una hermana.

He aquí una petición para su prohibición en 1586:

“Ha venido a tal estremo el uso de andar tapadas las mujeres que dello han resultado grandes ofensas de Dios y notable daño de la República, a causa de que en aquella forma no conoce el padre a la hija ni el marido a la mujer ni el hermano a la hermana, y tienen la libertad, tiempo y lugar a su voluntad y dan ocasion a que los hombres se atrevan a la hija o mujer del más principal como a la del más vil y bajo. Lo que no sería si diesen lugar, yendo descubiertas, a que la luz discirniese las unas de las otras, porque entonces cada una presumiría ser y sería de todos diferentemente tratada, y que se viesen diferentes obras en las unas que en las otras. Demás de lo cual se escusarían grandes maldades y sacrilegios que los hombres vestidos como mujeres y tapados sin poder con ser conocidos han hecho y hacen, y, finalmente se evitarían tanto número de pecados hechos por este mal uso, que respeto de ellos no son de consideración algunas buenas obras que señoras y mujeres honradas hacen tapadas, ni la comodidad que esto les es de hacer. Para que se deje de remediar un daño tan universal y evidente, pues conforme a razón y derecho se debe proveer a lo más general, aunque por ello cesen algunos bienes, y por que esto tenga remedio como conviene al servicio de Dios y bien destos Reinos, suplicamos a Vuestra Majestad mande que ninguna mujer ande tapada, debajo de la pena por la forma que pareciere ser más conveniente para que esta ocasión de tanto daño cese”.

Enlace de interesantes en este blog:

Bibliografía:
  • Bernis Madrazo, Carmen: El traje y los tipos sociales en el Quijote. Madrid: Visor, 2001.
  • Cruz Rodríguez, Juan de la: Las tapadas en Canarias. Correspondencia con la Península Ibérica y América. Conferencia internacional de colecciones y museos de indumentaria, Madrid. 1993.
  • Hernández Pérez, María Victoria: 50 años de la tapada con manto y saya: indumentaria tradicional de los Llanos de Aridane. Revista digital Bienmesabe, 225. 2008.
  • León Pinelo, Antonio de: Velos antiguos y modernos en los rostros de la mujeres: sus conveniencias y daños. Ilustración de la Real Prematica de las Tapadas. Edición de Juan Sanchez Figaredo. 1641.


    3 comentarios:

    1. Lo que en un principio sirvió para proteger, pasó a provocar toda clase de equívocos. Qué fácil tenía que resultar escabullirse, huir. Entramos en el tema de la identidad y la mujer. Muy interesante.

      ResponderEliminar
    2. http://www.bnp.gob.pe/portalbnp/index.php?option=com_content&task=view&id=658&Itemid=392

      ResponderEliminar
    3. Alan, gracias por el enlace: Las tapadas limeñas. En cuanto pueda lo meto en la entrada. Saludos

      ResponderEliminar

    LinkWithin

    Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...