martes, 17 de diciembre de 2013

EL PEINADO a finales del XIII y durante el XIV

A partir de la segunda mitad del siglo XIII el hombre casi siempre lleva la cabeza cubierta. El cabello rubio (y por lo tanto el uso de tintes) se va haciendo cada vez más frecuente (página web muy interesante sobre cómo se teñían).
Se estila la melena corta y rizada. Llega la moda francesa del flequillo formando bucles o ricitos (copete o tapet), aunque se mantiene el flequillo liso más o menos abundante.

La barba irá desapareciendo entre la gente joven.



Melena corta cubriendo las orejas, flequillo liso o rizado. 1280-85. Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio, Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid (detalle)

Cabello largo, trenzado. Finales XIII, Adoración de los Reyes Magos, Iglesia de la Asunción de Navasa (Huesca), Museo diocesano de Jaca, Huesca (detalle) (imagen obtenida aquí)

Media melena terminada en bucle, con volumen, dejando visible las orejas; rizado el flequillo. Finales XIII, escuela franco-aragonesa, el asesinato del emperador Domiciano (detalle)


Mujer: también irá tocada, excepto las doncellas que van "en cabello". Se estila la melena corta con raya en medio con algo de volumen, más o menos lisa o rizada, generalmente ocultando las orejas. También la melena larga. 
No he encontrado imágenes de otro peinado que sí se indica en los textos: uno formado por dos trenzas que se cruzaban por detrás de la cabeza y se llevaba hacia delante prendiéndose los extremos. Se habla incluso de más de dos trenzas. Seguramente no sería muy popular.
Otro fue el enrollar las trenzas sobre las orejas a modo de rodete que casi siempre quedaban ocultas por la cofia.

Cabellos cortos, más o menos con volumen. 1335. Artesonado de la Catedral de Teruel (detalle) 

Pelo corto rizado  o largo terminado en bucles. 1280-85. Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio, Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid (detalle)

1283. Libro de Ajedrez, Dado y Tablas de Alfonso X el  Sabio, Biblioteca del Monasterios de San Lorenzo de El Escorial, Madrid (detalle)

H. 1295,  Anónimo, Plañideras, tumba caballero Sancho Sánchez Carrillo, San Andrés de Mahamud (Burgos), Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona (detalle)

Rodetes. 1335. Artesonado de la Catedral de Teruel (detalle) 


En el siglo XIV se seguirá estilando la melena corta y bastante ahuecada de origen franco-borgoñón, pero también se estila los cabellos largos, repeinados y rizados. Se lleva la barba bifurcada (incluso dividida en cuatro) y bigote estrecho, en algunos casos en dos largas guías. 

El cabello rubio seguirá haciendo furor.
Orejas ocultas. H. 1350Martirio de Santa Lucía de Mur, anónimo, Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona (detalle) 

1330. La vida de San Juan Bautista, Domingo Pérez Iglesia de Sebastián de los Caballeros,  Toro, Zamora (detalle)

1338Libro de la cofradía de Santiago (detalle) ) (en este enlace podemos ver esos cabellos largos, el flequillo rizado y las barbas bifurcadas)

A mediados de siglo la melena se peina con más naturalidad. El flequillo irá desapareciendo definitivamente pero habrá alguno que se resista y mostrará un pequeño mechoncillo sobre la frente.

1356, Retablo de los Santos Juanes, Maestro de Santa Coloma de Queralt, Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona (detalle)

XIV. Escena de la vida de San Andrés, Añastro, Burgos, The Metropolitan Museum of Art, EEUU. (detalle)

XIV, Retablo de San Cristóbal, Anónimo,  Museo del Prado, Madrid (detalle)

El mechón del flequillo queda reducido a varios pelillos. La barba está bifurcada, el bigote es corto y lleva mosca debajo del labio. 1367-81. La última cena, Retablo de la Virgen del comendador, Jaime Serra, Museo Nacional de Arte de Cataluña (detalle) (imagen obtenida aquí; un excelente blog sobre arte) (aquí otra imagen fantástica de esos pelillos en el mismo blog)

En la última década se estila la moda francesa de pelo lacio muy estirado y recogido por delante en rizos haciendo un rodete circular. Las patillas van afeitadas.


 Ocultando las orejas. Los jóvenes se afeitan hasta las patillas. 1393. San Jorge, Retablo del Santo Espíritu, Pedro Serra, Manresa (detalle)

1390. Adoración de los Reyes Magos, Pedro Serra, iglesia de San Pedro de Cubells, Lérida (detalle) 

Una imagen curiosa es ésta, en la que podemos ver el cabello dividido en dos trenzas y sujeto por delante como lo llevan las mujeres (no he encontrado más ejemplos masculinos). 


H. 1390. Jesús ante Pilatos, Maestro del Monasterio de Piedra, Real academia de la Historia, Madrid (detalle)

Mujer: sigue llevando la melena corta rizada, tapando las orejas. O el cabello largo dividido en dos trenzas que se cruzan por detrás de la cabeza y se lleva hacia delante prendiéndose los extremos. O formando los rodetes a la altura de la orejas. 


Media melena terminada en bucle. 1346,  mural de la capilla de S. Miguel, Jaime Ferrer Bassa,  Monasterio de Pedralbes, Barcelona (detalle)

Segunda mitad XIV, Santas Mártires, Maestro de Estamariú (detalle)

Cabello trenzado y recogido por delante y cabello trenzado sin recoger. 1367-81. La última cena, Retablo de la Virgen del comendador, Jaime Serra, Museo Nacional de Arte de Cataluña (detalle) (imagen obtenida aquí

Los rodetes. Seguramente este último peinado envuelto en toca dio lugar a las trufas tan de moda en el siglo XV.   Segundo tercio del siglo XIV. Púlpito del refectorio de la Catedral de Pamplona (aquí otra imagen)

 Mediados del siglo XIV, Martirio de Santa Lucía (procedente de S. Lucia de Mur, Lérida), Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona (detalle)

Cabello recogido, tapando las orejas. 1359-62. La Virgen de Tobed, Jaime Serra,  Museo del Prado, Madrid (detalle)

 Cabellos dispuesto en largos tirabuzones. 1361-62. Resurrección, Jaime Serra, Museo de Zaragoza (detalle)

Un peinado peculiar fue el de entrelazar cintas o hebras entre los cabellos de la frente y de los dos laterales, prendiéndose en la nuca. Esta moda perdurará hasta inicios del siglo XV y también será lucido por los hombres.

H. 1340-1348, Tríptico de la Virgen con el Niño, Ferrer y Arnau Bassa, The Art Walters Museum, EEUU (detalle) 

1376-1400. La huida a Egipto, Maestro de Alpuente (Valencia), Museo de Zaragoza (detalle)


Pongo aquí unas imágenes que aunque no son españolas nos ayuda a hacernos una idea de cómo se trenzarían esos cabellos:

H.  1400. Staatliche Museen Preussischer Kulturbesitz, Kupferstichkabinett, Berlin

1325-35. El salterio de Luttrell,  Biblioteca Británica

Entrada relacionada en este blog:


Bibliografía:

  • Bernis Madrazo, Carmen: Indumentaria Medieval Española, Instituto Diego Velázquez, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, 1956.
  • Fresneda González, Mª de las Nieves: Atuendo, aderezo, pócimas y ungüentos femeninos en la Corona de Castilla (Siglos XIII Y XIV). Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid, Facultad de Geografía e Historia, Departamento de Historia del Arte I. 2013.
  • http://gabinetedcuriosidades.blogspot.com.es/2009/06/como-ser-bella-y-no-morir-en-el-intento.html

8 comentarios:

  1. Genial, Consuelo, esta preciosa muestra gráfica de los diferentes peinados durante esa época de nuestra historia, clarisimas todas tus aportaciones a cada una de las imagenes.... Gran trabajo. Enhorabuena.
    Un abrazo
    Julio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Julico.
      Nuevamente sufriendo para encontrar imágenes de calidad.
      Otro abrazo.

      Eliminar
  2. Each new entry of this blog is a wonderful discovery…
    Women began to take a great interest in head gear, and the fashions of the High and Late Middle Ages became ornate and wildly ostentatious, although men wore many types of hates and head gear that women. The author knows perfectly how to combine a wide range of pictures and very didactic explanations.
    Congratulations again!
    C.K.Dexter-Haven

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero los hombres fueron más presumidos que las mujeres. Ellos iban imponiendo la moda, tanto en el vestir como en los tipos de peinados.
      Un placer y gracias.
      Tracy Lord

      Eliminar
  3. Fantástico, Consuelo!, me ha encantado; además por casualidad estoy preparando una entrada sobre unas imágenes del XIV en las que acabo de caer en la cuenta de algunos detalles del peinado que comentas.
    Desde luego nada de lo que representaban los artistas del gótico era al azar.
    Enhorabuena por estos trabajos tan enriquecedores

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bonifacio.
      Gracias a los peinados también se puede datar las pinturas. Me alegra un montón que te sirva la entrada.

      Eliminar
  4. Qué maravilla, iba leyendo, mirando y bajando y el del final ha sido el más bonito de los colofones.

    Gracias de nuevo por ese trabajo tan bien hecho.

    Un cafelito sin pelos :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Porque me escribe C.K.Dexter-Haven? ;-)

      Estoy segura de que me dejo algo. Los peinados no lo dominaba, y creo que sigo sin dominarlo.

      Café pelado.

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...