miércoles, 5 de octubre de 2011

LICÁNTROPO

La Vistación, Maestro de Miraflores, 1490, Museo del Prado, Madrid

   

    Es un perro, no hay duda. Pero su rostro, si los perros tienen rostro, es tan humano que en cualquier momento nos va a revelar por qué está sonriendo. Es un perro humanizado o un hombre animalizado. La broma facial, ¿involuntaria?, de un pintor que nos mira con ojos perrunos… o humanos.
   

4 comentarios:

  1. Quizá a nosotros nos parece un detalle cómico, pero es muy probable que a los contemporáneos de la pintura les inspirara miedo, porque si de lejos sólo es un perro (nobleza, lealtad...), de cerca descubrimos una cara transfigurada riendo (el diablo?)

    ResponderEliminar
  2. Buscando por Internet encuentro que el perro en el arte cristiano era el símbolo de la fidelidad. Del vasallo a su señor, de la mujer al marido. También un guardían. Personalmente creo que el pintor se inspiró en alguien que conocía... o fuera su autorretrato (de ahí que sonría tanto)

    ResponderEliminar
  3. Y mirando en "La naturaleza y sus símbolos" de Lucia Impelluso el perro simbolizaba la fidelidad, la devoción, la envidia, el mal, el olfato. Luego, Alicia, ese aire de diablo es posible.

    ResponderEliminar
  4. Quizá lo que ocurre es ese desconcierto cuando descubres que ese pequeño e inocente perrito que simboliza bondades está transfigurado en un extraño rostro humano que ríe.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...