martes, 11 de octubre de 2011

LA BRAGUETA

BREVE HISTORIA DE LA APARICIÓN DE LA BRAGUETA


Será a finales del siglo XIV cuando la jaqueta, la prenda de moda por aquellos años, se acorta. El hombre quiere lucir las piernas; concretamente quiere lucir las ajustadísimas calzas. El último grito entre los jóvenes será enseñarlas por completo. Pero, claro, las partes pudendas deben quedar a buen recaudo pues dichas calzas, especie de medias, no están unidas en su parte central. Entonces se cose un triángulo en el lugar adecuado.

Ideal de hombre a finales del siglo XIV. ¿1381-90?, retablo del Arcángel San Gabriel (detalle), ¿Luis Borrassá?, Catedral de Barcelona, Barcelona (detalle)


Finales del XV. Decapitación de San Juan Bautista, Maestro de Miraflores, Museo del Prado, Madrid (detalle).


Después de 1517. Cristo con la Cruz a cuestas, Vicente Macip (Juan de Juanes), Museo del Prado, Madrid (detalle)

Luego, a inicios del siglo XVI, surge una prenda también llamada  calzas (en otros casos, muslos) que se asemeja a un calzón estrecho muy pegado a los muslos. Y será cuando el triángulo se rellene (influencia de los soldados alemanes: los lansquenetes) y, por tanto, su tamaño varíe según la vanidad del sujeto. 


Camino del calvario, Vicente Macip (Juan de Juanes), entre 1525-29, Museo Diocesano de la Catedral de Segorbe, Castellón (detalle)


Retablo de la iglesia parroquial de San Juan Bautista, La decapitación, Diego de Rosales y Baltasar Grande, 1558, Carbonero el Mayor, Segovia (detalle)


En la primera mitad del XVI una bragueta prominente es el no da más. El tamaño, como siempre, sí importa. La gente mayor recrimina a los jóvenes la excesiva dimensión y hay quienes se burlan de tal excentricidad. Pero el hombre que quiere seguir la moda no renuncia a ella.

1532. Carlos V, Jacob Seisenegger, Kunsthistorisches Museum, Viena, Austria (detalle).


Estos muslos  calzas, a mediados de siglo, se despegan de la pierna y se acortan, abombándose. La bragueta prominente sigue ahí.

Felipe II, Antonio Moro, 1549-55, Museo de Bellas Artes de Bilbao (detalle)


1560. Don Juan de Austria (detalle), Alonso Sánchez Coello, Museo Soumaya, Méjico.


Perejón, bufón del conde de Benavente y del gran duque de Alba, Antonio Moro, hacia 1560, Museo del Prado, Madrid (detalle)


¿?


Durante el reinado de Felipe II desaparecerá de forma paulatina.

Enlaces relacionados en este blog:



Bibliografía:

  • Bernis Madrazo, Carmen: Indumentaria española en tiempos de Carlos V. Madrid: Instituto Diego Velázquez. Consejo Superior de Investigaciones Científicas. 1962. 
  • Bernis Madrazo, Carmen: Trajes y modas en la España de los Reyes Católicos: II. Los Hombres. Consejo Superior de Investigaciones Científicas (C.S.I.C.). 1975. 
  • Bernis Madrazo, Carmen: La moda en la España de Felipe II a través del retrato de corte. En el catálogo de la exposición Alonso Sánchez Coello y el retrato en la corte de Felipe II. Madrid: Museo del Prado. 1990. 
  • Soláns Soteras, María Concepción: La moda en la sociedad aragonesa del siglo XVI.  Institución “Fernado el Católico” (C.S.I.C.). Colección Estudios. Zaragoza. 2009.

1 comentario:

  1. Curioso y divertido tema. Me ha gustado la selección de detalles de cuadros, ayudan a comprender mejor cómo se resolvía y trataba la evolución de una prenda tan simbólica como representativa.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...