jueves, 1 de noviembre de 2012

LA SAYA DE LA MUJER CORTESANA (y IV)


Y acabamos este repaso a las sayas con aquellas que lucieron las mujeres de la nobleza y las mujeres de Corte.

Saya francesa: 
por los años 90 del siglo XV aparece un traje muy ceñido al cuerpo, rico en tela y adornos, sin costuras en la cintura, pero que se ciñe un poco por encima de la misma, mientras que las caderas quedan algo abultadas por el vuelo de la "falda". La boca de las mangas es muy ancha. Se llevaba con cinta de caderas, que se colocaba muy baja, cayendo en arco por delante. Sobre ella no era necesario llevar otra prenda.

Se solía bordear los puños y el escote con piel. 1509. La Piedad, Juan de Flandes, colección particular (detalle)


A mediados del siglo XVI, la saya lujosa de toda la vida se divide en dos piezas: el cuerpo y la falda propiamente dicha que llevaba cola. Es una prenda típica española

El cuerpo se ajusta mucho al torso (se empieza a usar el cartón de pecho) y termina por delante en forma de pico (faldilla). La prenda podía ser cerrada o abierta; las abiertas se cerraban por medio de agujetas o puntas (pieza de metal) por la zona frontal. La falda iba acampanada desde la cintura por llevar el verdugado debajo, que perduró hasta el mismo reinado de Felipe IV

Las mangas eran dobles: una que estaba abierta y por donde se sacaba el brazo, quedando por lo tanto la manga colgada desde el hombro (de moda hasta los años 30 del siglo XVII). Y la otra manga llamada “manguilla” que cubría el brazo. Podía ser de la misma tela que el resto de la prenda o distinta. Tanto las manguillas como algunas zonas de la saya se acuchillaban dejando ver el forro.

Se le llamó saya entera o saya grande.


Saya entera con mangas cerradas con puntas. Falda también con puntas. La dama del joyel, Antonio Moro, H. 1552, Museo del Prado, Madrid (detalle)

Saya entera con agujetas o puntas y pasamanería en el delantero (a modo de adorno),  con cola muy larga llamada también «falda» y que se añadía a la prenda. Mangas redondas que era las más comunes. Felipe II y sus hijos mostrándole los trajes de la boda de la Infanta Catalina, 1583-85, anónimo, The Hispanic Society of America, Nueva York (detalle)

Cuando la prenda era escotada recibió el nombre de saya baja. Se colocaba una gorguera para cubrir el escote y el cuello. 

Saya baja. Mangas redondas cerradas con puntas. Gorguera alta con una pequeña lechuguilla. María de Austria, 1551, Antonio Moro, Museo del Prado, Madrid (detalle)

Cuando no era escotada se llamó saya de cuerpo alto

La infanta Isabel Clara Eugenia, Alonso Sánchez Coello, 1579, Museo del Prado, Madrid (detalle)


Veamos un ejemplo de cada una de las mangas. 


1. Manga redonda: tenía un corte por el medio, a la altura del codo, por donde se sacaba el brazo. Fue la más usada a inicios del siglo XVII.

Margarita de Austria, Bartolomé González, 1609, Museo del Prado, Madrid (detalle)





2. Manga de punta: tenía un corte longitudinal, uniéndose esos cortes en el antebrazo con puntas. El brazo era sacado por la boca y la manga quedaba como una capa o “sobremanga” por detrás. 


Infanta Isabel Clara Eugenia y Magdalena Ruiz, Alonso Sánchez Coello, 1585-88, Museo del Prado, Madrid (detalle)


Las prendas colocadas bajo las sayas con el objetivo de ahuecarlas se fueron sucediendo, desde el verdugado, pasando por el guardainfante que empleaba un artilugio de mimbre, hasta el sacristán en el que unos aros ovales ampliaban la falda lateralmente. 
Los cuerpos seguían aplastando el pecho como ya se hacía en el XVI y los escotes de barca tendieron a exagerarse.


Mariana de Austria, reina de España, Diego Rodríguez de Silva y Velázquez, h. 1652, Museo del Prado, Madrid (detalle)





Veamos más imágenes de sayas enteras:

 Infanta Isabel Clara Eugenia, Juan Pantoja de la Cruz, 1598-599, Museo del Prado, Madrid


Mangas de punta, la de la izquierda el brazo sale por la segunda abertura y tiene los bordes dados la vuelta y la de la derecha el brazo sale por la primera abertura. Valona decorada con randas montada en un alzacuello.1604. La infanta Ana de Austria, Juan Pantoja de la Cruz, Kunsthistorisches Museum, Viena (detalle) (imagen obtenida aquí)

Falda de la saya con el verdugado debajo muy acampanado con lo que la base es muy ancha asemejando a una alcuza. A partir de los años sesenta a la falda se le hace un doblez o "alforza" cerca del borde inferior para que no arrastre. Isabel de Borbón, futura reina de España, Rodrigo de Villandrado, h. 1620, Museo del Prado, Madrid 


No confundir la saya entera con la saboyana ni con el vestido formado por el jubón y la vasquiña que aunque similar visualmente a la saya este conjunto debía ir con otra prenda encima.

Más imágenes de sayas en FACEBOOK

Imágenes de telas en FACEBOOK

Entradas de interés en este blog:


Bibliografía:
  • Bernis Madrazo, Carmen: La moda en la España de Felipe II a través del retrato de corte. En el catálogo de la exposición Alonso Sánchez Coello y el retrato en la corte de Felipe II. Madrid: Museo del Prado.  
  • Bernis Madrazo, Carmen: El traje y los tipos sociales en el Quijote. Madrid: Visor, 2001.   
  • Bernis, Carmen: Indumentaria española en tiempos de Carlos V. Madrid: Instituto Diego Velázquez (Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC), 1962.
  • Soláns Soteras, María Concepción: La moda en la sociedad aragonesa del siglo XVI.  Institución “Fernando el Católico” (C.S.I.C.). Colección Estudios. Zaragoza. 2009.  
  • Sousa Congosto, Francisco de: Introducción a la historia de la indumentaria en España. Ed. Istmo, 2007.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...