sábado, 9 de febrero de 2013

LA TOCA (I)

La toca era una tela que se colocaba o se enrollaba sobre la cabeza. 
Fue una moda tanto de hombres como de mujeres, generalizándose en el siglo XII en toda Europa. Antes de dicho siglo se había ido con la cabeza descubierta. 
En el caso de las mujeres se implantó entre las casadas para así diferenciarse de las solteras. 

En España, gracias al contacto con la cultura musulmana, el arte de crear tocas, y por tanto tocados, fue impresionante y único. 

Según la tela con la que estaba hecha la toca recibía su nombre (implas, beatillas, alfardas, etc.) y según cómo se lucía o para qué servía también se le dio diferentes nombres (turbantes, tocas barbadas, tocas de camino, tocas de cabos, etc.).

El gremio de toqueros era propiamente tejedores a los que se les llamaba “tejedores de tocas”. Y los sederos eran lo que elaboraban las tocas más finas y delicadas.


Veamos los distintos tipos de tocas:

1. Velo/impla/alquina: origen musulmán, estaba confeccionada con un tejido fino, casi transparente que llevaba este mismo nombre. 
Otras similares al velo fue la Beatilla (siglo XVI): casi transparente y tan fina que se podía esconder en la palma de la mano. 
Y otra fue la espumilla (siglo XVI): delgada, fina, no muy tupida, delicada, rala o tramada. 

1200. Disputa y prendimiento de Santa Catalina, Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona (detalle)

La Virgen con el niño y santos, Maestro de Estamariu, segunda mitad del siglo XIV, Museo Episcopal de Vic, Gerona, (detalle)


La Virgen imponiendo la casulla a San Ildefonso, h. 1511, Juan de Borgoña, sala capitular de la Catedral de Toledo (detalle)

  Impla. 1470-80. El festín de Herodes, Pedro García de Benabarre, Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona (detalle)

Impla. H. 1485. Decapitación de San Juan Bautista, Pedro Berruguete, Retablo de San Juan Bautista, Iglesia de Santa María de Campo, Burgos (detalle)

Espumilla. Debajo lleva una cofia. 1500. Isabel la Católica, Juan de Flandes, Palacio Real de Madrid

Beatilla. H. 1562. Margarita de Parma, Antonio Moro, Museo de Berlín (detalle)


2. Bizantina: durante los siglos XI y XII, quizá hasta inicios del XIII, se estiló una que cubría cabeza, cuello, hombros y pecho.

Segunda mitad del XII. Mural Panteón de San Isidoro, León (detalle)

XII-XIII. Mural del Maestro de Maderuelo o Primer Maestro de Casillas, San Baudelio de Berlanga, Soria (detalle)

3. Banda: toca alargada y estrecha:
Toca negra rodeada con una banda roja muy larga. 975. Huida a Egipto, Beato de Gerona, monje Emeterio y la monja Eude, Catedral de Gerona (detalle)


Bandas simples. La figura de la izquierda anudada en la nuca. H. 1280-1285, El libro de los juegos, Alfonso X el Sabio, Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid (detalle). 
Las tres figuras femeninas de la derecha con bandas cruzadas en la cabeza de moda en el s. XIII hasta el s. XV había tocas similares a éstas. H. 1280-85, Cantigas de Santa María de Alfonso X el Sabio, Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, Madrid (detalles)

4. Banda rizada, finísima que sirvieron para hacer turbantes o para envolver algunos tocados (como el capiello). Este tipo de toca, así como que formara conjunto con tocados similar al bonete, fue genuinamente español y perduró hasta el siglo XV. Los hombres la usaron menos.


El barboquejo de tela rizada se ha convertido en una especie de cuello. La banda envuelve un bonete. XII. Santa Sabina, San Vicente, Ávila (detalle)

XII-XIII. Pórtico de la Colegiata de Toro, Zamora.
Banda rizada enrollada a la cabeza como si fuera  un tocado. 1335. Artesonado de la Catedral de Teruel (detalle)

Toca barbada rizada bajo otras tocas simples. 1270. Sepulcro de doña Urraca, Monasterio de Santa María de San Salvador, Cañas, La Rioja (detalle) (imagen obtenida aquí)

5. Barbada o barbellera: de finales del siglo XII hasta el siglo XIV. De una sola pieza, cubría el cabello y el cuello prolongándose por debajo de la misma barbilla. Fue usada por penitentes, religiosas y viudas para mostrar recato, recogimiento, tristeza, etc.

1347-1360. Retablo de la Colegiata de San Vicente de Cardona, Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona (detalle) (Imagen obtenida Monestirs Puntcat)


H. 1400-15. Luis Borrassà, La Crucifixión de San Andrés, Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona (detalle) (imagen obtenida aquí)

6. Orellada, orillada: llevaban orillas (cintas que se superponían a la tela). Perduro hasta el siglo XV.

Toca orillada y barbada. H. 1280-1285. Cantigas de Santa María de Alfonso X el  Sabio, Biblioteca del Monasterios de S. Lorenzo de El Escorial, Madrid (detalle)

7. Alfarda: de finales del XIV, que podían llevar listas (a la moda española, listada) y orillas. Usada por mujeres.


1396. Retablo de los Ayala, Retablo del Canciller Ayala, Art Institute, Chicago, EEUU (detalle) (imagen obtenida de renzo dionigi)

8. Toca Tradicional: así será llamada a partir del siglo XIV a la toca de toda la vida, de corte sencillo: rectangular o de semicírculo. 
H. 1400, Natividad de la Virgen, hermanos Serra, Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona (detalle)

Doble toca, la de debajo barbada; alrededor de la frente una banda. H. 1400, Natividad de la Virgen, hermanos Serra, Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona (detalle) (Imagen obtenida de Andrea Carloni)

Doble toca tradicional sencilla. H. 1490. La Visitación, Maestro de Miraflores, Retablo de San Juan Bautista, Museo del Prado, Madrid (detalle)

De influencia italiana fue la toca curvada, avanza sobre la frente y retirada en las sienes. Muy de moda en Valencia y Cataluña, especialmente durante los años sesenta y setenta.

Doble toca catalana; como ya hemos dicho la de abajo, además de ser plisada, es de influencia italiana siendo además toca de rebozo. H. 1455-1460. Milagro del Mont Saint Miguel, Jaime Huguet, retablo de San Miguel y San Esteban o de los Revendedores, Museo Nacional de Arte de Cataluña , Barcelona (detalle) (imagen obtenida aquí)

En el segundo cuarto del siglo XV la  toca se coloca casi cerca de la nuca y doblada hacia atrás, dejando descubierta gran parte de la cabellera; fue nota peculiar de la moda española, especialmente en Cataluña y Valencia.

1ª mitad XV. Nacimiento de San Juan Bautista, Martorell Bernat, Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona (detalle) (imagen obtenida aquí)

9. Tocas de rebozo: en el siglo XV, encuadrando el rostro o bien uniéndose los bordes en el centro o bien envolviendo el cuello. Tenía forma rectangular y aumentaba gradualmente la anchura. Esta será una toca para las mujeres jóvenes o para cuando se viajaba.

H. 1490. Nacimiento de la Virgen, Pedro Berruguete, Museo Abadía de Montserrat, Barcelona (detalle)

Toca de CaminoCivitatis Orbis Terrarum, J. Hoefnagel, 1573, Colonia (detalle)

1626. La gallinera, Alejandro Loarte, Museo del Prado, Madrid (detalle)


Las tocas se colocaron con gran originalidad. 

Tocas tradicionales: la mujeres mayores llevan doble toca, la toca de debajo es de rebozo, es decir, encuadra el rostro o bien uniéndose los bordes en el centro o bien envolviendo el cuello; En otra está colocada a modo de pañuelo y otra es un tocado regional. H. 1490. Nacimiento de la Virgen, Pedro Berruguete, Museo Abadía de Monserrat, Barcelona (detalle)

Varias formas de llevar la toca. h. 1490-1500. Nacimiento de la Virgen, Maestro de Arévalo (detalle) (imagen obtenida aquí)


A partir del siglo XVI se impuso llevar el cabello al aire, moda de origen italiano, pero en España la costumbre de ocultar el cabello o parte de él con la toca tradicional está muy arraigada. Veremos que incluso a inicios del siglo XVII todavía se ven tocas como las antiguas, sobre todo entre las mujeres de pueblo y las viudas. Se "exigía" su uso cuando la mujer pasaba la juventud.


Toca fruncida para mejor encuadrar el rostro (toca repulgada). Natividad  de la Virgen, Vicente Macip, , h.1525-31, Museo Catedralicio de Segorbe, Castellón (detalle)

Cristo camino del Calvario con La Verónica, Pedro de Campaña y taller, mediados XVI, subasta (detalle)

Toca italiana. Descendimiento de la cruz, Maestro de Becerril, comienzos del XVI, Museo Diocesano de Palencia (detalle)

Toca cubriendo una cofia de papos. Podemos observar como la toca oculta un tranzadoH. 1540. “Burgueses”, Códice Madrazo-Daza, Madrid, Biblioteca Nacional, Madrid (detalle)


Toca anudada, moda italiana. Nacimiento de San Juan Bautista, Jerónimo Vallejo Cósida, H.1574, Museo de Zaragoza (detalle)

La dama del armiño, 1580, ¿Sofonisba Anguissola? ¿El Greco?, Sir Willian Stirling-Maxell Collection, Glasgow Museum, Escocia (detalle)



Tocas decoradas con randas (posiblemente hacia 1590). Grupo familiar, anónimo, Real Academia de Bellas Artes de S. Fernando, Madrid (detalle) (imagen obtenida en ArteHistoria)



Entre las villanas, la toca se anudaba por detrás de la nuca, o se llevaba suelta o haciendo un rodete.


H. 1612. La cena en Emaús, Pedro Orrente, Szépmüvészeti Múzeum, Budapest (detalle)

Otra toca menos vulgar y de moda en el siglo XVII fue una toca corta, que apenas cubría los hombros, con los extremos unidos a la barbilla en un punto.


San Isidro y el milagro del pozo, anónimo, ¿principios del XVII?, Museo Municipal de Madrid (detalle) (imagen obtenida aquí)

   

Enlace de interés en este blog:
La toca (II)



Bibliografía:

  • Astor Landete, Marisa: Indumentaria e Imagen - Valencia en los siglos XIV y XV, Valencia.1999.
  • Bernis Madrazo, Carmen: Indumentaria medieval española. Instituto Diego Velázquez, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC, 1956.
  • Bernis Madrazo, Carmen: Trajes y modas en la España de los Reyes Católicos: Las Mujeres; Los Hombres. Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC 1975.
  • Bernis Madrazo, Carmen: Indumentaria española en tiempos de Carlos V. Madrid: Instituto Diego Velázquez (Consejo Superior de Investigaciones Científicas, CSIC), 1962.
  • Bernis Madrazo, Carmen: El traje y los tipos sociales en el Quijote. Madrid: Visor, 2001.
  • Menéndez Pidal, Gonzalo: La España del siglo XIII: leída en imágenes. Real Academia de la Historia, 1987.
  • Ruiz de Lóizaga, Saturnino: La nueva edición de los Cartularios de Valpuesta. Estudios mirandeses XXXI. Anuario de la Fundación Cultural "Profesor Cantera Burgos", Miranda de Ebro, 2011.
  • Sigüenza Pelarda, Cristina: La moda en el vestir en la pintura gótica aragonesa. Institución "Fernando el Católico", EXcem. Diputación de Zaragoza, 2000.  
  • Vestiduras ricas: el Monasterio de Las Huelgas y su época, 1170-1340. Revista de la Subdirección General de Museos Estatales. Patrimonio Nacional. Servicio de Publicaciones 1ª ed., 1ª imp. (03/2005).






 


6 comentarios:

  1. Me pregunto leyendo esta entrada, Consuelo, que dirán de nuestra forma de vestir el día de mañana alguna interesada en el tema desde su ordenador:-)
    Un abrazo,
    Patricia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo difícil será escribir sobre ello. ¡Son tantas las tendencias y cambios que sufre nuestro vestuario en tan pocos años! Lo interesante estará en cómo nos analizarán como sociedad fijándose en los "trapitos" que lucimos. :-)
      Besos,
      Consuelo

      Eliminar
  2. He llegado aqui a traves de tu comentario en mi blog (De la Zeka a la Meka), que te agradezco de veras. Es agradable recibir comentarios y visitas.

    Me ha maravillado la enorme información sobre la toca y los tocados, que me he leido de un tirón, aunque tengo que reconocer que tendre que repasarlo, tan denso es. Muy documentado e interesante.

    Estaremos en contacto.

    Saludos

    Ana


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Ana.
      Lo mismo digo de tu blog, viajar y comer son dos placeres increibles.
      Saludos.
      Consuelo

      Eliminar
  3. Impresionante información sobre esta prenda. Muchas gracias por el trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario, Ángel Luis.
      ¡¡Y me dejo tantas y tantas imágenes sin poner!!
      saludos
      Consuelo

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...