jueves, 14 de noviembre de 2013

La visibilidad del desnudo femenino (siglo XVI)

Retablo de Santo Tomás o de Caparroso, h. 1507, Catedral de Pamplona (detalle) (lástima no haber encontrado la imagen en color)

La bajada al limbo, anónimo, pp. XVI, Catedral de Valladolid (detalle) (imagen obtenida de Arte en Valladolid)

Maestro de Fuente Obejuna, pp. XVI, iglesia de Nuestra Señora del Castillo, Capilla Sagrario, Fuente Ovejuna, Cordoba, 

1523. Retablo de Santa Eulalia de Mérida, iglesia Parroquial de San Martín de Porres, Burgos
(detalle) (imagen obtenida de aquí)

El pecado original, pp. XVI, retablo del Monasterio de Bidaurreta, Oñate, Guipúzcua (detalle) (imagen obtenida aquí)

El pecado de original, pp. XVI, Museo Diocesano de Arte Antiguo de Sigüenza, Guadalajara (Imagen obtenida de aquí)

 Eva, Alonso Berruguete, 1539, Coro de  la Catedral de Toledo (detalle (imagen obtenida aquí)

      
 El jardín de las delicias, El Bosco, entre 1480 y 1505, Museo del Prado, Madrid (detalles)

 
El pecado original, Circulo de Colonia, h. 1500, Cruz del Humilladero. Ermita de San Isidro, Sasamón, Burgos (detalle)  (imagen obtenida de Paula)

El Juicio Final, Juan de Borgoña, h. 1513, sala capitular, Catedral de Toledo (detalles)

Estudio de un desnudo, español o italiano, pp XVI, Museo Metropolitano de Arte, EEUU  

La Fortuna, Pierre van Aelst, 1520, Museo de Tapices, palacio de S. Ildefonso, La Granja, Segovia (dealle) Patrimonio

Gracias a Miguel Sobrino podemos también admirar la Eva del Monasterio de la Piedra de Casalarreina (La Rioja), de inicios del siglo XVI. Mirar aquí

Escenas mitológicas, Damian Forment, 1537-1540, Catedral de Santo Domingo de la Calzada, La Rioja (detalle) (primera imagen no sé donde la encontré; la segunda imagen de Paula)

Eva, Friso de algún altar, Anónimo (imagen obtenida aquí)

El pecado original, Damian Forment, 1537-1540, Catedral de Santo Domingo de la Calzada, La Rioja (detalle)

Martirio de Santa Catalina de Alejandría, primera mitad del siglo XVI, Pedro Machuca, subasta

El juicio de Paris, Vicente Macip (Juan de Juanes), Museo del Castillo de Udine, Udine, Italia (detalle)

Grabado de la Historia de la composición del cuerpo humano (Roma, 1556), Ilustración de Gaspar Becerra. Grabado atribuido a Nicolas Beatrizet


Danae y la lluvia de oro, torre de la reina, Gaspar Becerra, 1565,  Palacio Real de El Prado, Madrid (detalle)

 El Juicio Universal, Martín de Vos, 1570, retablo de San agustín, Museo de Bellas Artes de Sevilla (detalle)

Flagelación de Santa Apolonia de Alejandría, Pedro Pertús menor, h. 1576, Museo de Zaragoza (detalle)


Dánae recibiendo la lluvia de oro, Vecellio di Gregorio Tiziano, 1553, Museo del Prado, Madrid (detalle)

Venus y Adonis, Vecellio di Gregorio Tiziano, 1554, Museo del Prado, Madrid (detalle)

Perseo y Andrómeda, Tiziano, 1556, The Wallace Collection, Londres (detalle)

Y aquí más sobre la colección de Felipe II de Tizianos

Santa María Magdalena, 1590, Francisco Venegas, iglesia de GraÇa, Lisboa

Muerte de Lucrecia, Luca Cambiaso, finales XVI, Museo del Prado, Madrid


LA VISIBILIDAD DEL DESNUDO FEMENINO EN LA EDAD MEDIA

Otros enlaces de interés sobre el desnudo femenino:

http://nudearte.blogspot.com.es/

http://www.jdiezarnal.com/granpagina.html

11 comentarios:

  1. Es curioso e interesante el observar y comparar el ideal femenino en las diversas épocas.

    Muy buena selección; todas las mujeres aparecen cortadas por el mismo patrón, muy rectas y poco pectoral.
    Muchas gracias. Un abrazo y el cafelito de hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta comparar estas imágenes con las medievales (y luego con las del XVII, que tendrán también su entrada). Fíjate también en esas tripitas.

      Faltan desnudos, lo sé. Espero ir encontrándolas poco a poco.

      Gracias a ti, por asomarte.

      Café con mucha leche. Otro abrazo.

      Eliminar
  2. Qué entrada tan deliciosa, Consuelo.
    Abrazo,
    Patricia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Patricia. A ver si encuentro más imágenes para que sea una entrada redonda.
      Besos

      Eliminar
  3. Muy interesante. Al primer golpe de vista, uno saca la conclusión de que en el siglo XVI no se llevaban los pechos exagerados (quizá la culpa la tenga la silicona), tampoco estaba de moda el vello, gustaba representar a las mujeres con gesto arrobado o de éxtasis erótico-religioso, y el tipo que más me atrae es el de El Bosco. El Bosco sigue siendo actual incluso en su representación de la mujer.

    Muy bien, señora de los insectos.

    ResponderEliminar
  4. Excelente artículo (no me gusta post), Consuelo, como siempre. Un gustazo visitarte.
    Se me disparó la imaginación con "El pecado original"de Damián Forment, qué incómodo para la pobre Eva estar sujetando constantemente y a todas horas la hoja de parra ;-)
    Un saludo y enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y qué me dices de la Fortuna cautiva?

      Es delicioso observar cómo el sentido del pudor va avanzando de forma imparable a lo largo del renacimiento. El culto al cuerpo sí, pero depende de qué partes.
      Gracias Fernando.

      Eliminar
  5. Excelente entrada, Consuelo. No pude reprimir en reparar en el pequeño tamaño de las areolas de todas las mujeres, imagino que esta coincidencia tendría que ver con los estándares de belleza de la época o quizás por darle un aspecto más casto. Una vez leí que el tamaño de las areolas son directamente proporcionales con el apetito sexual de la dama (Azteca de Gary Jennings) una lectura muy recomendable, por cierto. Cuando lo leí, fui repasando mentalmente con una pícara sonrisa en mis labios, y le dí la razón a Jennings. Coincidencia por supuesto, pero ahí dejo la reflexión. De nuevo felicidades, Consuelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué curioso! Simplemente, carecen de aureola. ¿Será que el marrón ultramar fue un pigmento muy caro? Es broma. Seguramente sería por tema de castidad... o de ideal de belleza. Poco pecho, poca aureola.

      Apunto lo de Jennings. Y queda aquí, para quien lo desee, un trabajo de campo.

      Gracias Ángel.

      Eliminar
  6. Gracias por el artículo. Hace poco ha aparecido uno de los desnudos más bonitos del renacimiento español, en el interior de la catedral de Plasencia, recién restaurada; estaban tapados, tanto Eva como Adán, por yesos barrocos. Tampoco olvidéis los de la portada de Casalarreina (La Rioja).
    Un saludo,
    Miguel Sobrino

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por la información. Voy a buscarlos ahora mismo en Internet, a ver si están.
      Un saludo
      Consuelo

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...