viernes, 20 de enero de 2012

EL «PIERCING»

Desde hace algunos años empecé a mirar con detenimiento entomológico (¿será deformación profesional?) las obras pictóricas de ayer y de hoy.
Gracias al ordenador (como lupa binocular) se puede agrandar determinadas zonas. Con paciencia voy descubriendo detalles que a simple vista se nos suelen escapar.

He aquí un ejemplo de mi curiosidad entomológica: las perforaciones en la orejas, o como hoy decimos, el «piercing».


 María de Portugal, Antonio Moro, h. 1550, Pinacoteca Stuard, Parma, Italia




La emperatriz María de Austria, esposa de Maximiliano II, Antonio Moro, 1551, Museo del Prado, Madrid (detalle)



 Juana de Portugal o Juana de Austria (o Habsburgo), Rolán Moys, 1557, Kunsthistorisches Museum, Viena


Retrato de mujer, 1560, Sofonisba Anguissola,  Museo Lázaro Galdeano, Madrid (imagen obtenida aquí)






La dama del abanico, Alonso Sánchez Coello, hacia 1575-80, Museo del Prado, Madrid



Retrato de dama, Juan Pantoja de la Cruz, segunda mitad del XVI, Museo del Prado, Madrid





Infanta Isabel Clara Eugenia, Juan Pantoja de la Cruz, 1598-99, Museo del Prado, Madrid (imagen obtenida aquí)

Especulaciones: adorno de coral - cordoncillo de oro- bolita de vidrio con hilo de oro.


Tres ejemplos italianos:


 María de Medici, Santi di Tito, h.1590, Museo dell'Opificio delle Pietre Dure, Florencia




 María de Medici, escuela de Santi di Tito, ff. del XVI.


Retrato de dama, Alessandro Allori, 1570, colección particular (imagen obtenida aquí)


El uso de los pendientes durante la Edad Media es casi nulo, ya que los tocados y el peinado de moda solían tapar las orejas. Durante el siglo XVI, en concreto en Italia, reaparecen, porque los nuevos peinados dejan bien visibles las orejas. La mujer europea retoma entonces la costumbre de adornárselas.

El ponerse más de un arete supone para mí un interrogante. Seguro que se los colocaban por algún motivo que por el momento desconozco, aparte de usar más de un aro para sujetar los pendientes más pesados. Rebuscando por libros especializados no he podido encontrar nada al respecto. El único libro que habla de ésto no nos aporta información. En cambio por Internet he podido leer que durante el siglo XVII (luego ¿vendría de antes?) era costumbre ponerse una tira de metal en la oreja por sus propiedades terapéuticas. Y llevarlo en lado izquierdo protegía del demonio (superstición legendaria).

Bibliografía:

  • Orsi Landini, Roberta; Niccoli, Bruna: Moda a Firenze, 1540-1580: Lo stile di Eleonara di Toledo e la sua influenza.Vecellio, 1590.

12 comentarios:

  1. Curioso lo de la tira con propiedades terapéuticas. Me gusta mucho poder comprobar lo explicado a través de los detalles de cuadros.

    ResponderEliminar
  2. De todos modos carezco de bibliografía fiable para dar como bueno lo de las propiedades terapéuticas. Habrá que seguir indagando.

    ResponderEliminar
  3. Su pongo que por influencia de los indígenas americanos ellos lo usaban tanto hombres como mujeres ,tengo entendido que todas las perlas eran transportadas de América a Europa pero la mayoría no alcanzaba a llegar a España sino a Inglaterra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo. Tampoco hay que desdeñar la influencia musulmana.
      Gracias por tu comentario.

      Eliminar
  4. Genial este post sobre los "piercing". Genial Consuelo.
    Saludos.
    Julio Amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Julico,
      Y como me gustaría seguir encontrando más imágenes. Y saber más, claro.
      Besos

      Eliminar
  5. Muy interesante. Soy una apasionada de la moda de esta epoca y es la primera referencia que leo sobre esta costumbre. Una duda,¿cómo haces para agrandar imagenes sin perder calidad ni definicion? ¿ Usas algun programa especifico? Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por comentar.
      Todas las imágenes están encontradas en Internet. Las que tienen buena resolución me permiten hacer buenos encuadres.
      Por ejemplo, en el Museo del Prado tienen digitalizados los cuadros con excelente resolución.

      Eliminar
  6. Yo tampoco encuentro documentación al respecto, pero quise pensar que dada la importancia del vestido en el siglo XVI como manifestación categórica de riqueza, tratado como inversión económica y carta de presentación familiar ante la sociedad, así como revestían los trajes de oro, plata y piedras preciosas, las joyas tipo pendientes y anillos completaban esa ostentación, era un lugar más donde poder exhibir el poder. Pero es pura especulación, buscando alguna respuesta válida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me parece nada descabellada esa posibilidad.
      Gracias, Mónica, por tu comentario.

      Eliminar
  7. encantada haber descubierto este blog y detalles que no note antes ! compliments de France

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...