lunes, 21 de enero de 2013

EL EROTISMO DE GÓNGORA



Lo prometido es deuda.

Góngora y sus poemas eróticos (o al menos alguno de los que se le han atribuido):

1. A un caballero que, estando con una dama, no pudo cumplir sus deseos.

         
        Con Marfisa en la estacada
        entrastes tan mal guarnido,
        que su escudo, aunque hendido,
        no le rajó vuestra espada.
        ¿Qué mucho, si levantada
        no se vio en trance tan crudo,
        ni vuestra vergüenza pudo
        cuatro lágrimas llorar,
        siquiera para dejar
        de orín tomado el escudo?


El siguiente romance es delicioso. Góngora acabará ofreciendo una mesa con excelentes manjares, entre ellos las turmas, es decir, criadillas. El Romance es largo pero vale la pena leerlo entero. He destacado en negrita la parte que nos interesa.



2. Diez años vivió Belerma

 Diez años vivió Belerma
Con el corazón difunto
Que le dejó en testamento
Aquel francés boquirrubio.


 Contenta vivió con él,
Aunque a mí me dijo alguno
Que viviera más contenta
Con trescientas mil de juro.


 A verla vino doña Alda,
Viuda del conde Rodulfo,
Conde que fue en Normandía
Lo que a Jesu Cristo plugo;

 Y hallándola muy triste
Sobre un estrado de luto,
Con los ojos que ya eran
Orinales de Neptuno,


 Riéndose muy despacio
De su llorar importuno,
Sobre el muerto corazón
Envuelto en un paño sucio,


 Le dice: «Amiga Belerma,
Cese tan necio diluvio,
Que anegará vuestros años
Y ahogará vuestros gustos.


 Estése allá Durandarte
Donde la suerte le cupo;
Buen pozo haya su alma,
Y pozo que esté sin cubo.


 Si él os quiso mucho en vida,
También le quisistes mucho,
Y si tiene abierto el pecho,
Queréllese de su escudo.


 ¿Qué culpa tuviste vos
De su entierro, siendo justo
Que el que como bruto muere,
Que le entierren como a bruto?          


 Muriera él acá en París
A do tiene su sepulcro,
Que allí le hicieran lugar
Los antepasados suyos.

Volved luego a Montesinos
Ese corazón que os trujo,
Y enviadle a preguntar
Si por gavilán os tuvo.
 

Descosed y desnudad
Las tocas de lienzo crudo,
El mongilón de bayeta
Y el manto basto peludo;


Que aun en las viudas más viejas,
Y de años más caducos
Las tocas cubren a enero
Y los monjiles a julio;


Cuánto más a una muchacha
Que le faltan días algunos
Para cumplir los treinta años,
Que yo desdichada cumplo.


Seis hace, si bien me acuerdo,
El día de Santiñuflo,
Que perdí aquel mal logrado
Que hoy entre los vivos busco.


 Holguéme de cuatro y ocho
Haciéndoles dos mil hurtos,
A las palomas de besos
Y a las tórtolas de arrullos.


 Sentí su fin, pero más
Que muriese sin ver fruto,
Sin ver flujo de mi vientre,
Porque siempre tuve pujo;


 Mas no por eso ultrajé
Mi buena tez con rasguños,
Cabal me quedó el cabello,
Y los ojos casi enjutos.


 Aprended de mí, Belerma,
Holguémonos de consuno,
Llévese el mar lo llorado,
Y lo suspirado el humo.


 No hiléis memorias tristes
En este aposento oscuro,
Que cual gusano de seda
Moriréis en el capullo.


Haced lo que en su fin hace
El pájaro sin segundo,
Que nos habla en sus cenizas
De pretérito y futuro.


Llorad su muerte, mas sea
Con lagrimillas al uso;
De lo mal pasado nazca
Lo por venir más seguro.


 Pongámonos a la par
Dos toquitas de repulgo,
Ceja en arco, y manos blancas,
Y dos perritos lanudos.


Yedras verdes somos ambas,
A quien dejaron sin muros
De la Muerte y del Amor
Baterías e infortunios.


Busquemos por do trepar,
Que a lo que de ambas presumo
No nos faltarán en Francia
Pared gruesa, tronco duro.


La iglesia de San Dionís
Canónigos tiene muchos,
Delgados, cariaguileños,
Carihartos y espaldudos.


Escojamos como peras
Dos déligos capotuncios,
De aquestos que andan en mulas,
Y tienen algo de mulos;


 Destos Alejandros Magnos,
Que no tienen por disgusto
Por dar en nuestros broqueles,
Que demos en sus escudos.


 De todos los Doce Pares
Y sus nones abrenuncio,
Que calzan bragas de malla,
Y de acero los pantuflos.


¿De qué nos sirven, amiga,
Petos fuertes, yelmos lucios?
Armados hombres queremos,
Armados, pero desnudos.


 De vuestra Mesa Redonda
Francos paladines huyo,
Donde ayunos os sentáis
Y os levantáis más ayunos.


La de cuatro esquinas quiero,
Que la ventura me puso
En casa de un cuatro picos,
De todos cuatro picudo;


Donde sirven la Cuaresma
Sabrosísimos besugos,
Y turmas en el Carnal,
Con su caldillo y su zumo».


Más iba a decir doña Alda,
Pero a lo demás dio un nudo,
Porque de don Montesinos
Entró un pajecillo zurdo.


Se le ha atribuido este poema:

3.
Decid qué es aquello tieso
con dos limones al cabo,
barbado a guisa de nabo,
blando y duro como hueso;
de corajudo y travieso
lloraba leche sabrosa:
¿qué es cosa y cosa?
¿Qué es aquello que se lanza
por las riberas del Júcar?
Parece caña de azúcar,
aunque da botes de lanza;
hiere, sin tomar venganza
de la parte querellosa;
¿qué es cosa y cosa?
 Aquel ojal que está hecho
junto de Fuenterrabía,
digáisme, señora mía:
¿cómo es ancho siendo estrecho?
Y ¿por qué, mirando al techo,
es su fruta más sabrosa?
¿qué es cosa y cosa?
 ¿Por qué vuela pico a viento,
y sin comer hace papo?
¿Por qué, cuanto más le atapo,
más se abre de contento?
Y, si es tintero de asiento,
¿cómo bulle y no reposa?

¿qué es cosa y cosa?

Y los siguientes:

4.
Escojamos como en peras
dos déligos capotuncios,
de aquéstos que andan en mulas
y tienen algo de mulos;
destos Alejandros Magnos,
que no tienen por disgusto,
por dar en nuestro broqueles,
y demos en sus escudos.
A dar, pues, se parte el bobo
estocadas y reveses
y tajo, orilla el Tajo,
en mil hermosos broqueles.




5.

¿Hay quien compre un juguete
que ni hiere, ni mata, ni pica, ni muerde?
Yo le vendo por travieso
y no porque a nadie ofende;
es alegre y juguetón
y por las niñas se pierde;
niñas, guardaos de enojalle
que vive Dios que arremete,
y cuando estéis más seguras
por vuestros postigos entre.


Enlace de interés en este blog:

EL HUMOR DE GÓNGORA 

Bibliografía:

  • Alzieu, Pierre , Jammes, Robert , Lissorgues, Yvan: Poesía erótica del Siglo de Oro. Editorial Crítica. 1984. 
  • Barbadillo, Joaquín López; Sánchez Alvarez-Insúa, Alberto; Labrador Ben, Julia María: Cancionero de amor y de risa en que van juntas las más alegres, libres y curiosas poéticas eróticas del parnaso español, muchas jamás impresas hasta ahora y las restantes publicadas en rarísimos libros. Ediciones Espuela de Plata, Sevilla: 2007.
  • Díez Fernández, J. Ignacio: Compilar y desleír la poesía erótica de los Siglos de Oro: los cancioneros de Amancio Peratoner. Universidad Complutense
  • Poesías escogidas de D. Luis de Góngora y Argote, dadas á luz, corregidas y aumentadas con varias inéditas por D. Luis María Ramírez y las Casas-Deza, entre los Árcades Ramilio Tartesíaco. Córdoba: Imprenta de Noguér y Manté, 1841.

4 comentarios:

  1. Me sorprende para bien que en estos tiempos alguien se ocupe de Góngora y el erotismo en sus poemas.

    Eres una lectura con buen gusto. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jánter,
      me alegra verte por aquí.

      saludos,
      MC o Consuelo, claro.

      Eliminar
  2. Gran entrada, no conocía estos versos eróticos de Don Luis de Góngora, que bien que los has transcrito aqui en tu blog. Gracias. Preciosos con el infinito genio de un grande de la literatura mundial como era Góngora.
    Nuevamente gracias.

    Saludos.
    Julio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Julio.
      Góngora era muy tieso pero, como tú dices, genio.

      Saludos,
      Consuelo

      Eliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...